Select Page

BENDICIONES INESPERADAS

Esta mañana sentí que tenía que compartir algo y no entendía por qué… acabo de ver que es National Adoption Day… ya entendí el por qué, así que aquí va la historia… larga pero se que es hoy cuando debo (y quiero) compartirla.
 
Nunca en la vida pasó por mi mente adoptar, ser foster parent, nada.
 
Mi vida era completa y “perfecta” con mis dos niños, pero hace 2 años mientras estaba bañándome, algo cambió.
 
Entre el ruido del agua y el silencio en mi mente Dios me habló claro y fuerte:
 
VAS A ADOPTAR.
 
¿YO? ¿ME HABLAS A MI? No, no puede ser. No yo. Ya sabes no quiero adoptar, no soy la indicada. Y después del shock y la “conversación” con Dios terminé de rodillas diciéndole… ok, si es lo que quieres, que así sea, pero tú muéstrame el camino porque yo no tengo ni idea de como hacerlo.
 
Días pasaron y quizás un par de semanas, y no veía nada todavía, así que le dije a Dios otra vez:
 
“Si quieres que lo haga, tú muéstrame el camino.”
 
Recuerdo haber llevado a Adam a la escuela y de regreso tuve que detenerme (alto total como por un minuto) porque había una casa café del lado derecho que me llamó la atención. No era bonita ni tenia nada especial, solo tenia que ver que había ahí y no vi nada.
 
Pero cuando me iba sentí en mi corazón:
Vas a regresar a este lugar.
 
Y me fui.
 
Pasaron un par de días y fuimos a la iglesia y el pastor dijo algo como:
 
Íbamos a predicar de (algun tema que no recuerdo) pero hace 5 minutos decidimos cambiarlo a adopción y fostering. 😱
 
Por supuesto empezó y yo ya estaba llorando.
 
Las historias compartidas, la necesidad, todo… movió todo dentro de mí.
 
Y se hizo una invitación a ir a una reunión informativa de como ser foster parents (padres temporales para niños que son removidos de su hogar por alguna situación de peligro para ellos).
 
Le dije a mi esposo que quería que fuéramos y por supuesto me vio como 🧐 ¿segura? Especialmente porque el lo había mencionado en el pasado y siempre fue un NO radical de mi parte.
 
Después de esa reunión informativa estaba segura que era el camino, así que preguntamos cuando y como podíamos llenar los papeles y me dijeron que tenía que asistir a una reunión adicional y se hacia una vez al mes…
 
Oh perfecto… ¿y cuando es la próxima?
 
El martes (era domingo en la noche cuando pregunté).
 
El martes fui y me llevé a los niños… más lágrimas y comencé a llenar papeles.
 
Pregunté ¿a dónde tengo que llevar los papeles cuando los completemos?
 
A The Call House…
 
Y yo así de… mmm ¿y dónde esta?
 
Empezaron a decirme donde y como llegar… es una casa café que está del lado derecho si vas de…
 
Oooh la casa café.
 
Sí, ya se donde es, gracias. Me avisaron antes que tenía que ir ahí.
 
Y ahí comenzó todo esto…
 
Después de un largo proceso de ir de emociones arriba y abajo finalmente se abrió nuestra casa oficialmente como “Foster Home.”
 
Mis hijos estaban listos para recibir 500 niños… al menos. Se decepcionaron cuando les dijimos que serían 1 o 2.
 
Un par de meses después leí que una persona del grupo de foster parents pedía que oraramos porque su nieto había entrado al sistema (foster) y sentí tanta tristeza y al mismo tiempo una necesidad de orar…
 
Solo decía, Dios por favor dale un buen hogar a ese niño, cuidalo mucho.
 
Ese fin de semana nos dijeron que había unos primos que necesitaban un lugar pero por las edades decidimos decir no, decisión difícil pero nuestros hijos van primero… y Dios tenía un plan.
 
El lunes, nos llamaron para decirnos que había un niño de 3 años que necesitaba un hogar, y si queríamos recibirlo, que parecía ser autista pero super bueno, así que dijimos:
 
Pues hagámoslo. Y dimos el sí.
 
Era ese niño por el cual estaba orando con desesperación (y hasta llanto)… pero yo no sabía.
 
Hoy, hace ya más de un año que está con nosotros, no es autista, lo amamos mucho y si Dios sigue abriendo el camino, podría ser la respuesta a aquella “promesa” (que vi como amenaza al principio 🤣).
 
Ha sido el proceso más difícil, los retos que jamas imaginé, pero Dios siempre nos ha respaldado.
 
Mis hijos lo aman y lo ven como su hermano, y de hecho Arek es solo un mes más grande que el.
 
Miden lo mismo, y es como la combinación de Adam y Arek y su nombre empieza con K como yo….
 
Si en tu corazón esta adoptar o ser parte de foster, ¡hazlo!
 
Te prometo que será difícil pero es hermoso ver la transformación y todo lo que viene con el proceso.