Hace ya varias semanas que estoy desconectada de mi rinconcito di amor… o sea mi blog, pero ya estoy de regreso… YAAAAY!

¿Te ha pasado que cuando eres empleada eres LA MEJOR y cuando se trata de tener un negocio por tu cuenta, no sabes ni por donde empezar, qué hacer, cómo organizar tu tiempo ni como avanzar?

No entiendes por qué pasa esto, definitivamente SABES que puedes hacer las cosas… 

Ya las hecho antes #duh no sé necesita ser científico de la NASA para hacer lo que tienes que hacer, pero hay algo que está pasando…

Te sientes súper bloqueada.

Te da miedo fracasar con tu negocio.

Simplemente no sabes ni como avanzar y de plano todos los días tienes una nueva excusa por la cuál no estás haciendo lo que deberías.

Cuando eras empleada tenías a alguien pidiéndote ciertas cosas, tenías horarios por cumplir, etc., y ahora que eres libre de jefe algo está sucediendo:

No hay nadie preguntándote si ya terminaste lo que tenías que hacer.
No hay nadie poniendo presión sobre ti.
No hay nadie diciéndote que todo tiene que quedar terminado para determinada fecha.
No hay un jefe aplaudiéndote por todos tus logros.
No hay reconocimientos de otras personas.
No hay ingresos constantes y consistentes.

Las cosas son diferentes desde este lado.

Se siente algo confuso.

Tienes tanta libertad que honestamente no sabes ni que hacer.

No sabes como seguir con tu vida como #MadreEmpresaria porque estás acostumbrada a que de alguna forma te den órdenes.

Si estás ahí en este momento, no te preocupes, no eres la única, hay muchas mujeres luchando con el mismo problema, y te voy a decir que…

Lo que necesitas es un CAMBIO DE MENTE… o ¿cambio demente?

Como nueva empresaria o emprendedora necesitas comprender que las cosas son diferentes y es necesario que dejes a un lado la mentalidad de empleada y que comiences a pensar como una empresaria lo haría.

Tal vez ya viste que simplemente, atreverte a dar el paso de dejar tu trabajo para emprender tus sueños requiere mucho valor,  pero eso sólo no es suficiente.

Cuando decides lanzar tu negocio de servicios por cuenta propia no habrá nadie detrás de ti pidiéndote cuentas, tú necesitas ponerte las pilas y decir…

¿Qué es lo que tengo que hacer?

Tener un coach a tu lado obviamente ayuda, pero ni con eso tendrás a alguien persiguiéndote, porque los coaches ayudamos a que seas tú la que tome la acción, no hacemos las cosas por ti.

Cuando lancé mi programa Productividad Inspirada eso fue parte de lo que noté.

Todas queremos hacer algo grande en y con nuestras vidas – o por lo menos tener algo mejor de lo que tenemos ahora y todas queremos llegar a recibir el premio, pero somos pocas las que realmente nos enfocamos y nos ponemos a trabajar y a hacer las cosas aunque no tengamos a nadie diciéndonos que es lo que tenemos que hacer y como hacerlo.

Comienza por mentalizarte que ahora tu negocio y tus resultados dependen de ti al 100%

Toma TOTAL responsabilidad de tus acciones, de tus victorias y de tus fracasos…

Haz el cambio de mente y piensa:

Nadie me va a presionar, pero si no me presiono yo, no alcanzaré lo que quiero.
No hay un jefe que me vaya a dar instrucciones, pero si no tengo un plan de acción claro, entonces no llegaré a ningún lado.
No tengo un horario por cumplir (necesariamente), pero si no trabajo diariamente en mi negocio, no tendré ningún resultado, no de los que deseo.
Si alcanzo algo en mi negocio (aunque sea mi primer prospecto online) nadie lo celebrará conmigo, y tengo que aprender a celebrar mis logros y mantenerme motivada yo sola.

Ten claro que todas tenemos un proceso, ama el tuyo y ámate durante ese proceso.

Si tú eres de las que está teniendo algún tipo de bloqueo ahora que eres libre para producir por tu cuenta, ¿Qué puedes hacer?

1- Toma tiempo diariamente para transformar tu mentalidad. Comienza a leer libros como: Piense y Hágase Rico de Napoleon Hill, Secretos de una Mente Millonaria de T. Harv Eker, y cualquier otro libro que te ayude con este tema.

2-  Define la estructura de tu negocio. Cuáles son las bases que tu negocio necesita.
Desde la marca, hasta tu website, estrategia de redes, de atracción, quién es tu cliente ideal, etc.

3- Crea un plan de acción. ¿Con qué vas a comenzar? ¿cuál es el orden más lógico de cada cosa que tienes que hacer? Apégate a tu plan y manténte flexible si necesitas hacer ajustes.

4- Mantén cerca de ti una lista de tus prioridades. Enfócate en terminar las tareas que son más importantes cada día.

5- Establece un horario de trabajo y exige de ti, pero no te olvides de tomar unos #happybreaks durante tus horas de trabajo. Puedes leer más de los happy breaks aquí.

6- Busca una comunidad de personas que estén también en el proceso de lanzar su negocio y celebra cada logro tú y comparte con ellos.

7- Piensa en tu negocio como si fuera una plantita que necesita ser regada cada día, necesita sol y cuidados para crecer, también tomará tiempo para que florezca.

Ir de empleada a empresaria es la mejor decisión si pagas el precio completo, pero tienes que hacer que valga la pena!

Por ahora me voy, pero antes de que te vayas cuéntame…

¿Cuál ha sido tu mayor reto a la hora de emprender después de haber sido empleada? Comparte en los comentarios.

firma-karla-puckett

Si te gusto este post no te puedes perder este otro, “cazaofertas.”

Por cierto, puedes escuchar el audio dando clic a play aquí abajito.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This