Hace un tiempo  Roxana me hizo esta pregunta: ¿Cómo no sentirme culpable a la hora de cobrar por mis servicios?

Así que aquí te respondo, porque sé que muchas pueden tener esta misma duda y para muchas servir o ayudar a otros es fácil, cobrar es incómodo.

Esto tiene que ver con una cosa: TU MENTALIDAD.

Las raíces de este problema son generalmente mucho más grandes de lo que pensamos, quisiera decirte que hagas XY o Z y que el asunto quedará resuelto, pero aunque te voy a dar algunas ideas y ejercicios para cobrar bien por tus servicios sin sentirte culpable, tienes mucho trabajo por hacer que puede tomarte semanas, meses o incluso años…

La esperanza es que aunque te sientas como te sientas puedes decidir cobrar bien por tus servicios desde ahora, no tienes que esperar que pasen los años.

Estamos hablando de dos cosas que son complicadas para muchas, especialmente si tienes el problema de no atreverte a cobrar bien por tus servicios o si te sientes culpable.

Tu mentalidad en relación al dinero. Tu mentalidad en relación al como te ves.

Y por un lado como mujeres hemos aprendido a delegar la seguridad del dinero a los hombres, hemos visto a generaciones pasadas hacerlo una y otra vez, y cuando se trata de que nosotras recibamos el dinero nos hace sentir inseguras, aunque de verdad creamos que lo queremos.

Aunque lo gritemos a los cuatro vientos.

O quizás tú estás segura que no tiene nada que ver con eso.

Entonces te preguntaría: ¿Cuáles son los patrones de dinero que tiene tu mamá? ¿cuál es el patrón de dinero de tu papá? ¿de otros familiares? ¿de las personas con las que pasaste más tiempo mientras crecías?

Y eso tal vez te saca de dudas de porque le tienes miedo a cobrar.

Puede ser que tienes una imagen de que los que cobran bien por sus servicios son avaros.

Tal vez tu creencia es que no puedes ser buena persona y tener mucho dinero.

O no puedes ser cristiana (o católica o lo que seas) y tener mucho dinero.

O simplemente cobrar bien por tus servicios.

Nos han enseñado a vivir peleadas con el dinero o que si cobramos mucho o cobramos bien nos creemos esto o lo otro.

Y en países como mi querido México, si te atreves a cobrar bien por tus servicios, es fácil que te critiquen, porque es “mucho” aunque la verdad, no es que sea tanto, sino que lo que están acostumbrados a cobrar en promedio es tan poco que medio mantiene a la gente medio viviendo.

Y luego se escuchan cosas como:

¿Pues quién crees que eres? ¡quieres cobrar como los políticos!

¿Vas a cobrar eso? Ni que fueras Tony Robbins!

O una de las favoritas de la gente:

“Nadie te va a pagar eso, la gente no tiene dinero.”

Cuando la realidad es que, quienes tal vez no tienen dinero, son ellos.

 

Vivimos en un mundo donde hay abundancia, y el dinero no ha desaparecido, de hecho, cada vez se imprime más dinero (por eso se ha devaluado también), entonces no hay escasez de dinero, el problema es que hay escasez de dinero en la cuenta de muchos.

Es un círculo.

Si quieres cobrar bien por tus servicios sin sentirte culpable necesitas comenzar por estar segura de que darás lo que estás prometiendo:

Si estás prometiendo alguna transformación, cambio, resultado, vas a dar todo lo que esté en ti para que la haya, aunque obviamente el resultado final muchas veces depende de la acción que tome tu cliente.

No puedes estar seguro de que una persona perderá 10 Kg en 3 meses con tu dieta + ejercicio, que aunque ha sido diseñado para eso, tú sabes que si la persona no toma acción, entonces los resultados pueden ser nulos.

¿Es tu culpa en ese caso? HECK NO!

¿Por qué la gente no hace su tarea no vas a cobrar bien? Por supuesto que no!

Tú puedes prometer lo que entregas. No lo que ellos harán con lo que entregas.

Un ejercicio que puede ayudarte a cobrar bien por tus servicios es el siguiente:Siéntate y saca una libreta, calculadora y una pluma o boli.

Y piensa:

Cuánto tiempo pasaste en la universidad, en cursos, en estudios, etc. Haz el calculo y escribe.

¿Cuánto dinero invertiste en total en todas esas cosas?

¿Cuánto tiempo tienes de experiencia?

 

¿Cuánto has sacrificado para poder tener ese conocimiento?

 

¿Cuánto tiempo has tenido que dejar a tu familia para ir a aprender más?

 

¿Cuántas horas de sueño has tenido que sacrificar para mejorar cada día?

 

¿Cuánto tiempo + dinero has invertido en libros?

 

Cuando te sientas a escribir todas cosas te das cuenta de algo:

Mereces cobrar bien por tus servicios.

Has pagado una fortuna no sólo en dinero sino con tu tiempo, y ese no regresa y estás ayudando a la gente a que de alguna manera ahorre tiempo + dinero con lo que haces.

Así que esto se suma con el tema de tu mentalidad con el cómo te ves.

Cuando te vuelvas a apuntar para criticarte por alguna razón, porque no cobras bien o porque quieres cobrar lo que mereces abrázate y recuérdate que de alguna forma has pagado el precio primero.

Y si consideras que aún no lo pagas, entonces, invierte en ti primero para sentirte más segura de ti y de tus precios.

Cuéntame, ¿qué es lo que más te cuesta a la hora de cobrar?

Recuerda que si tienes alguna pregunta puedes hacérmela escribiendo a contacto@karlapuckett.com y te la estaré respondiendo en un post.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This